es
Sor Juana Inés de la Cruz,Santa Teresa de Jesús,Juana de Arteaga,Luisa Sigea

Las primeras poetisas en lengua castellana

Berätta för mig när boken läggs till
För att kunna läsa den här boken överför filer i EPUB- eller FB2-format till Bookmate. Hur laddar jag upp en bok?
abby montelongohar citerati fjol
Hubo mujeres, pues, a pesar de las justas quejas de María de Zayas, a las cuales las circunstancias permitieron entrar en el mundo de la literatura, en general o bien debido a su estado de religiosas, o bien por tratarse de damas de alto estamento, hijas de un padre intelectual que supo apreciar sus dotes y fomentárselas, como fue el caso de Luisa Sigea o el de la filosofía Juliana Morell, llamada «Virgo hispana», que a la temprana edad de cuatro años tenía tres maestros (de latín, gramática y lectura), a los ocho componía en griego, a los once sentaba conclusiones públicas de filosofía en presencia de obispos, cardenales y políticos, y a los diecisiete hablaba catorce lenguas y tenía extensos conocimientos de filosofía, teología y jurisprudencia y música.
abby montelongohar citerati fjol
en el siglo XVI cuando surgen diversas escritoras de gran interés, así, por ejemplo, junto a la personalidad extraordinaria de santa Teresa, destacan Luisa Sigea, famosa humanista. Sor María de San José, discípula de la santa y la heroica Luisa de Carvajal y Mendoza. En el siglo XVII, junto a María de Zayas y Sotomayor, cuyas Novelas ejemplares y amorosas (también llamadas «El Decamerón español») vieron más de catorce ediciones a lo largo de su siglo y el siguiente, y en el terreno de la poesía sor Juana Inés de la Cruz (Juana de Asbaje), que mereció el nombre de «Fénix de México» y cuya obra es comparable a la de cualquiera de los grandes clásicos españoles, no hay que olvidar nombres como el de la hija de Lope de Vega, sor Marcela de San Félix, o los de Cristobalina Femández de Alarcón, Catalina Clara Ramírez de Guzmán o Leonor de Cueva y Silva, que constituyen para aquellas armoniosa causa.
abby montelongohar citerati fjol
En cuanto a las escritoras en lengua castellana, en tiempo de los Reyes Católicos hallamos ya a la poetisa Florencia Pinar, cuyos versos se incluyeron en el Cancionero General recogido por Hernando del Castillo
abby montelongohar citerati fjol
España tiene un papel definitivo: a través de las cortes musulmanas de al-Andalus, en contacto con las de Oriente, llega a Occidente un nuevo concepto del amor (basado en el amor udrí 4) derivado del platonismo, que modifica la idea de la mujer, exaltándola e idealizándola, lo que al pasar al sur de Francia se traduce en las famosas cortes de amor, y en Italia, con el correr del tiempo, dará como resultado, en literatura, el dolce stil nuovo
abby montelongohar citerati fjol
Otro momento histórico propicio para la creación literaria femenina tiene lugar hacia el siglo X y en una zona muy determinada: las cortes de Provenza, donde las damas escriben y además se convierten en protectoras de los trovadores; así Ermengarda de Narbona, Eleonora de Toulouse, Azalais de Marsella o La Comtesa de Día, conociéndose actualmente la existencia de 21 poetisas que escribieron, en el Sur de Francia, entre 1160 y 1250
abby montelongohar citerati fjol
Esto es lo que sucede, por ejemplo, en el caso de la primera gran novelista de la historia de la literatura, la japonesa Murasaki Shikibu, cuya vida se desarrolla entre 975 y 1025, y cuya obra La historia de Gengi (de más de 2.500 páginas) ha sido comparada con el Quijote de Cervantes o En busca del tiempo perdido de Marcel Proust.
abby montelongohar citerati fjol
María de Zayas y Sotomayor: «¿Por qué, vanos legisladores del mundo, atáis nuestras manos para las venganzas, imposibilitando nuestras fuerzas con vuestras falsas opiniones, pues nos negáis letras y armas: ¿nuestra alma no es la misma que la de los hombres? Pues si ella es la que da valor al cuerpo, ¿quién obliga a los nuestros a tanta cobardía? Yo aseguro que si entendiérais cómo os burláis; así por tenernos sujetas desde que nacimos, vais enflaqueciendo nuestras fuerzas con temores de la honra, y el entendimiento con el recato de la vergüenza, dándonos por espadas ruecas y por libros almohadillas».2
fb2epub
Dra och släpp dina filer (upp till fem åt gången)