es
Gaston Leroux

El Fantasma de la Opera

Berätta för mig när boken läggs till
För att kunna läsa den här boken överför filer i EPUB- eller FB2-format till Bookmate. Hur laddar jag upp en bok?
Caronlay Deckerhar citeratför 3 månader sedan
Después de estas palabras, esta noche han llorado los ángeles, el conde ya no oyó más.
Caronlay Deckerhar citeratför 3 månader sedan
¡Esta noche han llorado los ángeles!
Caronlay Deckerhar citeratför 3 månader sedan
! Se apretó el corazón con ambas manos para hacerlo callar.
Caronlay Deckerhar citeratför 3 månader sedan
Sensación? ¿Sentimiento? Había en ello algo físico y algo moral. El pecho le dolía como si se lo hubieran abierto para arrancarle el corazón. ¡Sentía allí un hueco horrible, un vacío real que jamás podría ser rellenado más que por el corazón de ella!
Caronlay Deckerhar citeratför 3 månader sedan
que se había hecho el juramento, tanto sé respetaba a sí mismo y a su fe, de que no amaría más que a la que fuera su mujer, y ni por un momento podía imaginar en casarse con una cantante.
Caronlay Deckerhar citeratför 3 månader sedan
esta sagrada embriaguez de un alma pura!»
Caronlay Deckerhar citeratför 3 månader sedan
¡Si no desciende del cielo en alas del amor, tendré que pensar que asciende del infierno y que Christine, como el maestro cantor Ofterdingen, hizo un pacto con el diablo!
Caronlay Deckerhar citeratför 3 månader sedan
pero sólo el amor es capaz de realizar un milagro tal, una transformación tan fulgurante
c a t hhar citeratför 3 månader sedan
Aquel que no haya aprendido a ocultar su tristeza bajo una máscara de alegría y a simular algo de tristeza, aburrimiento o indiferencia ante su íntima alegría, no será nunca un parisino.
Xime Ibarrahar citeratför 4 månader sedan
Él no había pronunciado una sola palabra y ni sus mismos vecinos hubieran podido decir el momento preciso en que había venido a sentarse allí, pero cada uno pensó que los muertos, que vienen a veces a sentarse a la mesa de los vivos, no podían tener un aspecto más macabro
Xime Ibarrahar citeratför 4 månader sedan
En París se vive siempre en un baile de máscaras
Xime Ibarrahar citeratför 4 månader sedan
Aquel que no haya aprendido a ocultar su tristeza bajo una máscara de alegría y a simular algo de tristeza, aburrimiento o indiferencia ante su íntima alegría, no será nunca un parisino
Xime Ibarrahar citeratför 4 månader sedan
El corazón, al que creía haber perdido para siempre, había vuelto a su pecho y latía con estruendo.
Xime Ibarrahar citeratför 4 månader sedan
ames!
Y la voz de Christine, dolorida, que se adivinaba entrecortada por las lágrimas, una voz temblorosa, respondía:
—¿Cómo puede decirme esto? ¡A mí, que no canto más que para usted
Xime Ibarrahar citeratför 4 månader sedan
El pecho le dolía como si se lo hubieran abierto para arrancarle el corazón. ¡Sentía allí un hueco horrible, un vacío real que jamás podría ser rellenado más que por el corazón de ella!
Xime Ibarrahar citeratför 4 månader sedan
Tan sólo le preocupaba el deseo de ver a aquélla cuya voz mágica le había arrancado el corazón. Sí, sentía claramente que su pobre corazón aún nuevo ya no le pertenecía. Había intentado defenderlo desde el día en que Christine, a la que conocía de pequeña, había reaparecido ante él.
Xime Ibarrahar citeratför 4 månader sedan
Quizá soy un poco indiscreto —añadía—, pero sólo el amor es capaz de realizar un milagro tal, una transformación tan fulgurante
Claudette Sánchezhar citeratför 2 år sedan
El fantasma de la ópera existió. No fue, como se creyó durante mucho tiempo, una inspiración de artistas, una superstición de, directores, la grotesca creación de los cerebros excitados de esas damiselas del cuerpo de baile, de sus madres, de las acomodadoras, de los encargados del vestuario y de la portería.
Claudette Sánchezhar citeratför 2 år sedan
Los rumores de la existencia de un espectro que habita en la ópera se ven confirmados con extraños sucesos cuyo culmen se alcanza con la desaparición de una hermosa joven.
fb2epub
Dra och släpp dina filer (upp till fem åt gången)